SENSI SEEDS

Ben Dronkers, el fundador de Sensi Seeds, atesora una pasión por el cannabis que se remonta a hace décadas. Hacia 1975 ya cultivaba sus propias plantas y empezó a conservar las semillas que encontraba en plantas de buena calidad. Esta actividad no tardó en convertirse en un dedicado esfuerzo por recoger y clasificar todas las semillas de cannabis que caían en sus manos.

En 1978, Ben trabajaba y estudiaba con agricultores, botánicos e investigadores dedicados a estas plantas para ampliar su conocimiento del cannabis. Una de sus principales conclusiones era que la composición genética es la parte más importante de cualquier cultivo, incluso más que los métodos de cultivo y el uso de la tierra.

Desde finales de los setenta hasta mediados de los ochenta, Ben viajó por el mundo en busca de las mejores variedades, centrándose en regiones famosas por sus ancestrales tradiciones en materia de cannabis.  Sus viajeros le llevaron desde el Asia central y el Hindu Kush al Himalaya, desde el subcontinente hasta el Asia suroriental y la zona de los trópicos. En este periodo, Ben recogió semillas de muchos genotipos excelentes –cultivares muy buscadas que representaban lo mejor del indica y el sativa.

En 1984 la pasión de Ben por la marihuana pasó del coleccionismo al cultivo. Empleando su extensa colección de semillas indica y sativa como punto de partida, inició varios programas de cruce con el fin de combinar los genes de diferentes cultivares para formar nuevos híbridos de cannabis.

A principio de los ochenta, los primeros ejemplos de híbridos innovadores y estabilizados llegaban a Europa desde los Estados Unidos. Ben fue capaz de obtener estas variedades originales –incluidas las Haze y Skunk–, lo que convirtió al fundador de Sensi en uno de los únicos tres cultivadores holandeses en tener acceso a esta primera ola de híbridos estadounidenses. La nueva genética reforzó y expandió todavía más las bibliotecas genéticas de estos tres cultivadores y proporcionó también unos patrones excelentes para el proceso de cruce de variedades. En muchos sentidos, este flujo de nuevo material genético era el paso final necesario para la creación de híbridos nuevos y de categoría mundial en Europa.

En 1985, se fundó la primera encarnación de Sensi Seeds –el Sensi Seed Club, también conocido como Sensi Connoisseurs’ Club (Club para Expertos Sensi). Los programas de cruce existentes se ampliaron y centralizaron, y se dedicó un enorme esfuerzo a estandarizar el proceso de creación de híbridos y a la toma meticulosa de datos sobre la genealogía y las interrelaciones de las plantas.

Conseguir híbridos estables depende de la habilidad de cultivar, como pruebas, el máximo de descendientes que sea posible en cada nueva generación, para evaluar en qué medida se transmiten las cualidades deseadas y decidir si una variedad está lista o si necesita más ajustes. Conseguir unas instalaciones que permitieran este tipo de pruebas se convirtió en una prioridad y, por consiguiente, el año 1985, en que se adquirieron las instalaciones adecuadas, marca el verdadero inicio de Sensi Seeds.


SENSI SEEDS

Filtros activos