DINAFEM

La historia de Dinafem, al igual que la de la mayoría de bancos de semillas de marihuana, comenzó con un hobby que se hizo pasión: cultivar marihuana, seleccionar las mejores variedades, conseguir cruces novedosos y, finalmente, compartir estos hallazgos con la comunidad cannábica.

Durante su primer año de vida, en el 2002, Dinafem se enfocó en crear unas bases sólidas que le permitieran desarrollar su actividad, con dos orientaciones principales: la parte técnica, que requería de un alto grado de investigación, y la parte operativa. Para ello construyeron espacios de cultivo, desarrollaron estudios botánicos específicos y comenzaron a trabajar con madres seleccionadas.

Al cabo de un año, estos esfuerzos se reflejaron en su primera variedad feminizada: Power Kush, con la que inauguraron su recorrido comercial un año después, cuando Dinafem Seeds se consolidó como empresa. Se convirtió así en la primera empresa española que se dedicaba de forma profesional a las semillas de marihuana feminizadas con resultados tan buenos, o mejores, que los que ofrecían los bancos holandeses.

Los siguientes años fueron de pruebas y descubrimientos, y poco a poco fueron creando y estabilizando nuevas variedades con las que poblarían su catálogo de semillas 100% feminizadas.

Hacia el cambio de década, Dinafem ya había conseguido una reputación mundial en el sector de los bancos de semillas de marihuana y muchas de sus variedades se habían vuelto famosas. No es un detalle menor que en el 2010 su cepa más conocida, ,Moby Dick fuera elegida como “la chica del año” por los lectores de Soft Secrets. Era la primera vez que dicha distinción recaía sobre una variedad no holandesa .

Pero sin conformarse con estos éxitos, Dinafem comenzó a desarrollar también su propia línea de semillas autoflorecientes, que no ha parado de crecer desde entonces.


DINAFEM

Filtros activos